martes, 3 de febrero de 2015

Moschino y la SuperBowl

Este domingo, el acontecimiento deportivo más esperado del año en Estados Unidos paralizaba el país de nuevo, la final de la Superbowl.
Y con él llegaba también la no menos esperada (para algunos incluso más que el propio partido) ceremonia del descanso, donde cada año, una de las estrellas más famosas del panorama musical del momento, se erige en protagonista y sale a darlo todo en medio de un despliegue escenográfico espectacular y una indumentaria no menos fastuosa.
Este año, fue el turno de Kate Perry, y el vestuario, que es lo que aquí nos concierne,  corrió a cargo de Jeremy Scott director creativo de Moschino.
4 looks diferentes lució la artista que sólo disponía de 10 segundos para cambiarse entre uno y otro. Estos fueron los diseños:

Vestido de fuego con el que abrió el espectáculo cantando el tema "Roar". Después se le unió Lenny Kravitz.



Look playero que lució entre tiburones para cantar "California Girls".




Sudadera negra con cristales y el número 49 (era la 49ª edición) para cantar junto a la diva del hip-hop Missy Elliot. 









Para cerrar el espectáculo, y montada en una estrella fugaz, sobrevoló el campo a ritmo de "Fireworks" embutida en un vestido lleno de estrellas con transparencias y lentejuelas. Muy fino todo.






Pero por si os habéis quedado con más ganas de Moschino, y aprovechando que casualmente la semana pasada estuve en su local de la calle Saint Honoré en París, aquí os dejo algunas de las cosillas que pude encontrar expuestas en su tienda.
Desde el exterior ya se podían apreciar dos líneas de ropa muy diferentes:
una fundamentada en negros y dorados...

... y otra de estética pop más colorida.

Comenzamos con la primera: vestidos dorados, americanas con el símbolo del dolar o el nombre de la marca (monogram) dorado estampado en ellas .

A mi particularmente me encantó este vestido y cualquiera de los complementos que aparecen en la vitrina de la derecha, aunque no para llevarlo todo junto, claro.

En la otra línea, la de los colores llamativos: vestidos, abrigos, pantalones, faldas y toda clase de complementos con estética pop.

A mi el estilo pop no me va mucho, y la ropa tan colorida y vistosa me cansa enseguida, pero sí me hubiera animado con una de estas riñoneras-funda para llevar el móvil, si no fuera porque su precio superaba los 500€ y me pareció un poco excesivo para el poco uso que seguramente luego iba a darle.



Por último, aquí os dejo estas monerías de carcasas para móvil, la de espejo además muy práctica para cuando tengamos que darnos un retoque.



 
Espero que hayáis disfrutado con el post de hoy. Reconozco que las prendas de esta firma pueden resultar algo excesivas e incluso hilarantes para algunos, pero también está bien salirnos de nuestro anodino guión de grises, negros y marrones de vez en cuando y divertirnos un poco, ¿no creéis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario